Regulaciones del espacio público

El espacio público es tierra de todos y como tal en él conviven una serie de irregularidades que deben conocerse si deseamos pautar en vía pública para no cometer infracciones y usos indebidos de este territorio en común. Pegatinas ilegales, marquesinas y cartelería por fuera de la reglamentación establecida son algunos de los problemas mayores que enfrenta la ciudad en cuanto al ordenamiento de la publicidad de vía pública. ¿Por qué es necesario que se lleve adelante este ordenamiento? En primer lugar, para evitar la contaminación visual en la Ciudad de Buenos Aires y proteger el patrimonio arquitectónico. Además, para ordenar el espacio público. Y por último, para que éste no se convierta en un problema de seguridad vial, ya que un estudio de la Facultad de Ingeniería de la UBA demostró que en las zonas con mayor cartelería los accidentes llegan a triplicarse. Por ejemplo, en la Avenida Lugones, donde varios carteles ilegales fueron retirados por este problema.

En el año 2011 se detectaron y multaron más de 13 mil carteles ilegales. Este fue un año especialmente agitado para la publicidad exterior, ya que a los avisos de prostitución y tarot se sumaron las campañas del año electoral que se situaron fuera de la regulación. Entre Enero y Abril de 2012 los anuncios multados fueron 13.900. Debemos destacar que una de las zonas más conflictivas fue la zona del microcentro porteño donde se detectaron más de 4 mil anuncios pegados sobre vallas de cemento con motivo de la llegada del TC2000.

“El desorden no le conviene a nadie, y nosotros siempre lo denunciamos. La situación actual se fue creando porque el Gobierno jamás controló la actividad, y ni siquiera reglamentó una ley (…) para que todas las empresas del rubro nos anotemos en un registro y así sea más fácil diferenciar al que respeta la ley del que no. Actualmente hay una sobreoferta de carteles, lo que nos impide, por ejemplo, subir los precios. Además, cambió el negocio. Por ejemplo, hace unos años la zona más cara era el Obelisco, pero con la aparición de carteles ilegales en el corredor norte, muchas empresas ahora prefieren hacer publicidad ahí. Nosotros estamos dispuestos a colaborar, pero no queremos que se elimine la actividad”, declaró Gustavo Brizuela, presidente de la Asociación Argentina de Empresas de Publicidad Exterior (APE). (1)

A partir de la Ley de Publicidad en la Ciudad de Buenos Aires N° 2.936 sancionada en el 2008, el primer paso para la regulación del Ministerio de Espacio Público fue liberar de contaminación visual las zonas más afectadas como Diagonal Norte, así como las avenidas Corrientes,  Santa Fe y Callao.

El Gobierno de la Ciudad, apenas promulgada la ley, tomó dos planes de acción. Por un lado, con las grandes marcas (como Farmacity, McDonald’s y Coca Cola) acordaron que serían las propias empresas las encargadas de remover las marquesinas y colocar carteles que cumplieran con la ley. Por otro, los locales más chicos recibieron la visita de inspectores quienes acordaron con los comerciantes el tipo de cartelería que deberían tener.

Durante el año 2010 se retiraron alrededor de 415 marquesinas, carteles y letreros fuera de regulación situados en la avenida Cabildo, desde su nacimiento en Dorrego, Palermo, hasta su cruce con Monroe.

En el caso de que los comerciantes no aceptaran retirar sus marquesinas -las cuales serían de todas maneras quitadas por el Gobierno – las multas correspondientes serían de 3.000 a 9.000 pesos. Sin embargo, la mayoría de los locales llevaron adelante un proceso de autorregulación. Fueron los propios propietarios los que fueron retirando las marquesinas en infracción, incluso antes de que le llegue la intimación oficial. Incluso muchos comerciantes aprovecharon esta situación para renovar la presentación de sus locales y “modernizarlos”.

Algunas zonas fueron declaradas “áreas de protección histórica”, como la Avenida Callao en toda su extensión, y allí se prohibieron las marquesinas de cualquier tamaño para proteger y facilitar la visibilidad de edificios que forman parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad. Diagonal Norte fue otra de las avenidas donde fueron vedadas las marquesinas.

Es necesario por las razones mencionadas previamente que un plan integral que regule el espacio público se lleve adelante responsablemente. La ciudad es un organismo en continuo movimiento y cambio y por eso no debemos perder de vista lo que hace hermosa a la Ciudad de Buenos Aires para prevenir los problemas que acarrea la contaminación visual y mejorar el estilo de vida de sus habitantes. Es necesario encontrar un balance adecuado entre las necesidades de los anunciantes y el respeto por las normativas establecidas para que la ciudad no pierda su identidad patrimonial y se jerarquice la actividad comercial del cada área sin herir un espacio que es de todos.

Fuentes: 1, 2, 3, 4, 5

Anuncios

One thought on “Regulaciones del espacio público

  1. Pingback: Legislación de la publicidad exterior « Vía Pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s